Archivo

Casar de Periedo verá terminada su concentración parcelaria en un año

La Consejería de Ganadería ha destinado 350.000 euros a este proyecto, que se inició en 2003

La Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural ha comunicado al Ayuntamiento de Cabezón de la Sal su intención de «ejecutar los viales resultado de la concentración parcelaria en Casar de Periedo en dos anualidades entre los años 2013 y 2014, siempre y cuando la situación económica lo permita». Son las palabras del concejal de Servicios en el Ayuntamiento y presidente de la Junta Vecinal de Casar de Periedo, José Luis González Conchas, quien explicó que la concentración parcelaria, aunque con seis años de retraso, se va a realizar en la localidad, «ya que ahora mismo nos encontramos resolviendo las pocas alegaciones que han presentado algunos vecinos sobre el estado definitivo en que quedarían las fincas en Casar de Periedo».

Los trámites para poner en marcha la concentración parcelaria en este pueblo de Cabezón de la Sal se iniciaron en el año 2003. «Actualmente contamos con un presupuesto aprobado y comprometido por parte de la Consejería de Ganadería para este proyecto por un total de 350.000 euros», señaló la alcaldesa de Cabezón de la Sal, Esther Merino.

La regidora acusa del retraso en la tramitación del proyecto a la anterior alcaldesa, la socialista Isabel Fernández. «Las máquinas comenzaron a realizar los trabajos de marcado de los caminos en 2003», recordó la alcaldesa popular, quien explica que, en aquel momento, «la entonces concejal socialista Isabel Fernández logró paralizarlo junto a un grupo de cinco vecinos del municipio, amparada por un Gobierno regional del mismo signo político».

«En realidad alegaron que había alarma social y la Consejería decidió parar las máquinas y enviar el dinero destinado a estos trabajos a otro ayuntamiento que sí estuviese realizando la concentración, ya que eran fondos europeos y de otro modo, el gobierno regional los habría perdido», señaló el concejal de Servicios. Ambos consideran que esta situación ha ralentizado el proyecto «y ahora no hay dinero para hacerlo», se lamentan. Con esta actuación, añadió la alcaldesa, «se evitó que la concentración fuese una realidad».

El actual equipo de gobierno se puso en contacto con la Consejería de Ganadería con el objetivo de impulsar nuevamente este proyecto. «Los vecinos tienen muchas ganas de que se lleve a cabo y, por las pocas alegaciones que se han recibido, podemos decir que está siendo un éxito», argumentó González Conchas. Las alegaciones presentadas están siendo estudiadas y pronto se les dará contestación.

Después de concluir este trámite, la siguiente pieza del puzzle consistirá en marcar y construir los caminos para amojonar las parcelas resultantes. Aunque esto último dependerá, una vez más, de la situación económica.

A pesar de todo, Merino insistió en la necesidad de llevar a cabo la concentración parcelaria en la pedanía. «Es algo muy positivo para el municipio cuyo trámite ha llevado muchos años». La alcaldesa habló de una «medida urgente que lleva en marcha desde 2002, en que la concentración fue declarada de utilidad pública y urgente ejecución».

Fuente: El Diario Montañés

Comentarios cerrados.