Archivo

En la biblioteca de Cabezón ya no cabe un libro más

Un paraíso literario de 14.000 volúmenes y 2.500 DVDs se concentra en un espacio de apenas cien metros cuadrados.

El bibliotecario, Alfredo Balbás, lleva diez años reivindicando una solución. :: J. ROSENDO

El bibliotecario, Alfredo Balbás, lleva diez años reivindicando una solución. :: J. ROSENDO

Un paraíso literario de más de 14.000 libros -y 2.500 DVDs- se dibuja sobre las estanterías de la biblioteca municipal de Cabezón de la Sal, que, paradójicamente, no puede con él. Lo avisa una persona autorizada, el bibliotecario, Alfredo Balbás, que lleva «diez años» advirtiendo a las diferentes corporaciones municipales de la necesidad de ampliar las dependencias, donde siempre hay más libros, y más lectores, de los que en realidad caben.

La biblioteca aumenta su fondo documental cada año en 400 libros y da servicio a las 15.000 personas: los habitantes de Cabezón de la Sal y del resto de la comarca. «Los sábados acude más gente porque hay mercadillo y en las vacaciones de verano también», explica Balbás, que lleva diez años viendo cómo los servicios de la biblioteca se quedan cada vez más cortos. Si desde la biblioteca deciden llevar a cabo una actividad de animación, no entran más de quince escolares y si hay mucha actividad, el entorno de sosiego y de esa paz casi extasiada que caracteriza a las bibliotecas pierde su encanto en un lugar tan pequeño.
Como en seguida se llena, «a veces vienen, ven que no queda sitio y se tienen que ir», explica Balbás, quien incide en que «en un único espacio se tienen que compartir todos los servicios». La biblioteca cuenta además, con una segunda planta donde hay cuatro ordenadores para uso público.
Aunque sabe que es una solución coyuntural «e insuficiente», el bibliotecario comienza a ver el sol. «Vamos a establecer nuevas estanterías que podrán albergar dos mil volúmenes más». Esto, matiza, «arregla el problema del espacio para los libros, pero no el del espacio para las personas».
Y la realidad es que el proyecto del que habla Balbás no parece perfilado en el programa municipal de este año. Ni del año siguiente. «Ahora mismo no tenemos intención de llevar a cabo tal proyecto, dadas las dificultades económicas con las que contamos», explicó el concejal de Cultura, Óscar López, quien recalcó que construir el nuevo Centro de Salud es «prioritario». El concejal mostró además su satisfacción con la gran actividad con que cuenta ahora la biblioteca y lamentó no poder prestar un mejor servicio, aunque, concluyó, «lo triste es que sobrara espacio».

Comentarios cerrados.