Inaugurado el soterramiento de líneas en Santibáñez

  • E.ON ha invertido 350.000 euros en actuaciones para mejorar la electrificación rural en Cantabria, en concreto en los soterramientos de las redes de Pujayo y Hermosa y en el nuevo centro de transformación de Santibanéz 
  • Supone el soterramiento de la líneas de telefonía, electricidad y alumbrado en el núcleo urbano

DSCF6448 (Copiar)

Éste último se ha inaugurado este miércoles en una acto en el que han estado presentes la consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, Blanca Martínez, y el director general de Infraestructuras de E.ON, Manuel Sánchez, la Alcaldesa de Cabezón de la Sal, Esther Merino, el Primer Teniente de Alcalde, Víctor M. Reinoso y el Alcalde Pedáneo de Carrejo-Santibáñez, Manuel González Mier, además de numerosos ediles de la corporación cabezonense y vecinos de la pedanía.

 Este centro de transformación en Santibáñez (Cabezón de la Sal) y su línea subterránea de media tensión han supuesto una inversión total de 173.568 euros. De esa cantidad, más de 100.000 euros han sido aportados por E.ON y el resto proceden de fondos públicos.

DSCF6459 (Copiar)

 Esta es la tercera obra de electrificación rural que se presenta en la región en las últimas semanas. En base a su convenio de colaboración con el Gobierno de Cantabria firmado en 2013, la compañía eléctrica E.ON ha sido la encargada de realizar también el soterramiento de la red de baja tensión en Pujayo y de las redes de media y baja tensión del núcleo urbano de Hermosa.

 La suma total de las tres obras asciende a 591.405 euros, de los que cerca de 350.000 euros han sido aportados por E.ON, convirtiéndose así en la principal inversora con una contribución de casi un 60% del capital. El resto pertenecen a fondos públicos precedents del Gobierno de Cantabria, de la Administración General del Estado y del programa FEADER de la Unión Europea.

 La realización de estas operaciones de electrificación rural supone importantes ventajas para la región. Además del acondicionamiento de las diferentes redes de tensión, el soterramiento implica una mejora estética y una disminución del impacto ambiental para el entorno rural en diferentes puntos de Cantabria, aspectos de gran interés para la compañía, que desarrolla proyectos en su área de distribución dentro del marco de la integración y el menor impacto medioambiental, garantizando a su vez un mejor suministro eléctrico para los clientes.

 Para Blanca Martínez, “la electrificación rural es clave y es un importante instrumento más para lograr el objetivo del Gobierno de Cantabria de generar entornos de empleabilidad y servicio en áreas rurales”.

  Durante la inauguración, Manuel Sánchez ha afirmado que “la red de distribución de E.ON, que cuenta con más de 33.000 kilómetros en el norte de España, es especialmente compleja por su alta dispersión geográfica y por tener un gran componente rural con zonas de difícil acceso. Por ello, estas inversiones son imprescindibles y contribuyen de forma decisiva a mejorar aún más la calidad del suministro de nuestros clientes”.

Comentarios cerrados.