Archivo

Serafín López repitió triunfo en la 48 edición del campeonato de Arrastre Vacuno del Día de Cantabria

Pese a la lluvia, más de mil personas en las gradas del campo de Santiago Galas para ver las evoluciones de las mejores parejas de bueyes de arrastre

 DSCF5622 (Copiar)

Pese a la pertinaz lluvia, numeroso público, aproximadamente un millar de personas, se dieron cita ayer desde las 4 de la tarde en el Centro Social Santiago Galas de Ontoria para presenciar la 48 edición del Campeonato de Arrastre Vacuno de primera categoría del Día de Cantabria que patrocina la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria y organiza la Federación Cántabra de Deporte Rural-Asociación de Carreteros de Cantabria en colaboración con el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal.

Gran expectación entre el público para ver las evoluciones de los diez participantes de esta edición, que hicieron las delicias del público asistente.

Una edición la de 2014 en la que como ya hiciera en 2013, se adjudicó Serafín López de Lamadrid que se llevó el trofeo y 600 euros de premio en metálico de manos de la Alcaldesa de Cabezón de la Sal, Esther Merino y las felicitaciones del Director General de Ganadería del Gobierno de Cantabria, Santos Argüello y de la Consejera de Presidencia y Justicia, Leticia Díaz, que no quiso perderse este campeonato.

En segunda posición lo hizo Epifanio García de Gandarillas, que recibiría también su trofeo y 540€ de premio. El resto de las posiciones serían en tercera posición David Álvarez de La Revilla, que también recibiría trofeo y 480€, en cuarta posición resultaría Fernando Fernández de El Tejo dotado con 420€, quinto sería Clemente López de Lamadrid que obtuvo 360€ y en Sexto posición quedaría Vicente Fernández de Prellezo que fue premiado con 250€.

DSCF5635 (Copiar)

La Consejera Leticia Díaz, realizando el marcaje a fuego de una novilla

Tras esta exhibición de fuerza y pericia de los pastores, vendría la espectacular demostración de marcaje a fuego de Ganado Tudanco y Caballar, donde muchos ganaderos y aficionados intentaron atrapar a novillas y potros para marcarles a fuego posteriormente.

Comentarios cerrados.