Archivo

Las piscina cubierta de Cabezón funciona ya a pleno rendimiento

En noviembre se abrirá el nuevo gimnasio que se situará en un edificio anexo y ocupará una superficie de 400 metros cuadrados.

La piscina climatizada de Cabezón de la Sal se encuentra ya en funcionamiento una vez concluida la primera fase de las obras llevadas a cabo en las instalaciones del complejo. El resto de las instalaciones, como los vestuarios, la sauna, el baño turco y las dos salas destinadas a clases de ciclo indor y actividades fitness que se ubicarán en la segunda planta, estarán listas en las próximas semanas. Una obra titánica realizada en el menor tiempo posible. Ese era el objetivo marcado por Serviocio, la empresa encargada de los trabajos que además gestiona la piscina.
Los usuarios de la piscina disfrutan ya de las mejoras realizadas en la zona de baño. «Se han sustituido los revestimentos de suelos y paredes», explicaron desde Serviocio. Además, como novedades frente a la anterior estructura, «se va a habilitar una sauna más grande y un baño de vapor».

Con respecto a los vestuarios, se han construido dos infantiles, uno para niños y otro para niñas, y otros dos para adultos con doble capacidad. Bajo el lema de optimizar el espacio al máximo, los vestuarios cuentan con duchas que podrán ser reguladas y se ha mejorado el sistema de climatización, de forma que los usuarios ya no sufrirán los problemas con la temperatura del agua de los que se quejaban. Además, la zona de las taquillas, que antes se encontraba fuera de los vestuarios estará ahora dentro de los mismos. El pasillo seco, un espacio hasta ahora gris y con poca iluminación, ha sido reformado y ampliado.

La segunda planta que hasta ahora ocupaba el gimnasio ha sido convertido en dos grandes salas para realizar actividades de fitness y ciclo indor, con bicicletas de gama alta. Serán actividades que contarán con «asesoramiento deportivo en todo el horario», explicó el director de la piscina, Marcos Pérez. Ya para noviembre, el gimnasio estará a pleno rendimiento. Estará ubicado en un edificio anexo que aún está por construir de 400 metros cuadrados. Sin embargo, «sólo tardaremos alrededor de 45 días en levantarlo», asegura el director, que prevé que puedan utilizarlo unas cien personas cada hora.

Las tasas

En cuanto a las tasas, el abono mensual individual que daba derecho a usar la piscina y el gimnasio costaba hasta ahora 11 euros y a partir de ahora pasa a costar 19,95. Si además se realizan actividades fitness debe abonarse un suplemento de 6 euros, lo que sumaría un total de 25 euros por emplear todas las instalaciones y acudir a las clases que se deseen. El abono familiar será de 29,95 euros.
En el exterior del edificio está previsto construir una pista de padel al lado de la de tenis y una cancha de voley playa. El proyecto de mejora de las instalaciones se completará con una piscina de chapoteo en el exterior del edificio.

Fuente: El Diario Montañés

Comentarios cerrados.