Archivo

La química encandila a los estudiantes de Cabezón

El instituto Valle del Saja cierra un año de celebraciones con esta asignatura como núcleo central.

Los experimentos se desarrollaron en el exterior del centro escolar y fueron seguidos con expectación por los alumnos. :: J. ROSENDO

El Departamento de Física y Química del IES Valle del Saja clausuró ayer el Año Internacional de la Química -y conmemoró el Día de la Química en España- con una serie de actividades relacionadas con experimentos químicos que impregnaron el centro de originalidad y conocimiento. Un grupo de 22 alumnos participaron en un taller en el que desarrollaron 11 experimentos químicos distintos en las instalaciones del polideportivo, por las que se pasaron todos los alumnos del centro durante toda la mañana. «El objetivo es que este grupo de alumnos explique su experimento al resto de escolares, lo que supone también una forma de tener en cuenta su trabajo», explicó la profesora del Departamento de Física y Química, Covadonga Gutiérrez.

Así, entre las ocho de la mañana y la una del mediodía, los alumnos del centro visitaron la exposición con la que se conmemora por última vez este año 2011 como el Año Internacional de la Química. «Llevamos organizando actividades en este sentido desde que comenzó el año y para concluirlo decidimos recrear este laboratorio de experimentos protagonizado por los alumnos de física y química», detalló Covadonga.
En el taller se podían encontrar una serie de experimentos tan desconocidos como interesantes para cualquier persona. Entre ellos, un chico explica al resto de sus compañeros cómo aprovechar el ácido nítrico del limón para obtener energía. O cómo una sustancia se transforma en otra al entrar en contacto con una llama.
Voz para la historia
Tras este taller, el centro acogió una segunda actividad relacionada con la proyección de un vídeo titulado ‘Gigantes Químicos’, en el que 14 profesores pusieron voz a cada uno de los grandes químicos de la historia. A continuación, el director del Departamento, Alberto Aguayo, y Covadonga iniciaron una aluminotermia, experimento de mayor dificultad, en el patio del instituto.
Y como colofón del Año Internacional de la Química, fueron lanzados 118 globos de helio. «De cada uno cuelga una tarjetita en cuyo reverso hay uno de los elementos químicos de la tabla periódica».

Comentarios cerrados.