Terreal Cerámicas cierra su planta de Cabezón, con 39 trabajadores

Diez operarios se quedarán hasta junio para finiquitar los proyectos que están todavía en marcha.

La factoría, conocida en Cabezón como 'La Tejera de las Navas', se fundó en 1949. :: JAVIER ROSENDO

No cumplirá 70 años. Terreal España de Cerámicas, conocida en Cabezón de la Sal como ‘La Tejera de las Navas’ cierra sus puertas el próximo 31 de diciembre. Sus 39 trabajadores especializados en la fabricación de ladrillo caravista y teja cerámica engrosarán las listas del paro. Sólo diez permanecerán hasta junio para finiquitar los proyectos que están en marcha.

La empresa, que primero fue Cerámica de Cabezón, llegó a tener 60 personas en plantilla. Y proporcionaba el 11% de los ladrillos caravista que se emplearon en las fachadas de las obras de España cuando se produjo el ‘boom’ de la construcción entre los años 2004 y 2006. La fundación de Cerámica de Cabezón S A se remonta al año 1946. Al principio se dedicó a elaborar productos cerámicos para la construcción. Sus métodos y tecnología eran entonces los tradicionales en este tipo de industria; no obstante, con el transcurso de los años nunca dejó de incorporar a su sistema productivo adelantos tecnológicos. En una clara apuesta por la innovación, incrementó su eficiencia. Y es en 1991 cuando Cerámica de Cabezón acomete la gran transformación y modernización de sus plantas incorporando los últimos avances en tecnología industrial y robótica del mercado. Este proyecto ve hoy su fin.

La empresa ha ofrecido a los trabajadores la posibilidad de trasladarse a Francia y trabajar durante tres meses de prueba con un sueldo similar al que cobraban, según explicó ayer Enrique Revuelta, uno de los afectados que lleva 22 años en La Tejera. «Nos dijeron que estaba todo parado y que no tenían salida», explicó decepcionado. «Llevábamos muchos años allí», dijo.
ERES desde 2008

Miguel Ángel Álvarez es uno de los más antiguos de la empresa. En mayo del año próximo hará 31 años que trabaja en La Tejera. «Llevan desde 2008 presentando Expedientes de Regulación de Empleo y han ido despidiendo gente». Tras varias reuniones, «a algunos nos ofrecieron la posibilidad de marcharnos a Francia». Miguel Ángel la rechazó. Y mostró su enfado porque «las administraciones públicas, como el Gobierno de Cantabria o el Ayuntamiento de Cabezón no se han implicado en las negociaciones ni nos han dado apoyo moral ni económico, como sí ha sucedido en otras empresas de otros municipios». Pero también se muestra optimista: «quizá en 2013 vuelvan a recuperar trabajadores».
La Tejera es una víctima más del sector de la construcción en Cantabria. Los constructores cántabros ya se lo anunciaron hace días al Gobierno regional. Antes de que acabe el año cerrarán el 65% de las empresas que hay en el sector en la región y los despidos serán masivos, entre el 40 y el 50% de la población activa del sector.

Eso significa miles de personas a la calle de un día para otro y cientos de sociedades quebradas. Y estos datos deben sumarse a los 5.912 parados y las 1.344 empresas que cerraron en los cuatro últimos años de crisis.

Fuente: El Diario Montañés

Comentarios cerrados.