La Huerta de Jovita

Casona montañesa del siglo XVIII, de planta rectangular y dos alturas, a la que se ha añadido un altillo. Está construida en mampostería con sillería en los cercos de los vanos. La fachada principal posee un balcón corrido o solana con vigas y balaustres de madera torneada y un alero también labrado. En su fachada lateral sobresale un balcón voladizo de madera.

Desde finales del S.XVII y durante el S.XVIII se impone en Cantabria la tipología constructiva de las casonas barrocas en la arquitectura popular montñesa, estando tipológicamente a medio camino entre las casas llanas y los palacios. La aparición y auge de estas casonas coincide con un importante crecimiento económico en la región gracias a la llegada del maíz. Eran casas ocupadas por familias nobles.

La edificación tiene un pequeño jardín utilizado como lugar de reunión de los vecinos. En la plaza, destaca la fuente de dos caños antes de 1926, perteneciente a la casa.